Hola a todos. He creado este blog, con la intención de que exista un lugar en la red, abierto para compartir experiencias, proyectos e ideas. Me considero una persona jovial, amante de nuestro planeta, viajero, soñador y apasionado de nuestro entorno. Me gusta viajar, realizar deportes en contacto con nuestro medio natural, para disfrutar con familia y amigos de largas jornadas de entretenimiento. Todo para aprender. Quiero con esto invitar a que se acomoden en el diván de la tertulia, y comunicar aquello que os entusiasme y os ayude a soñar. A partir de aquí, tenemos mucho que hablar.

“La Tierra y el cielo, bosques y campos, lagos y ríos, las montañas y el
mar son excelentes escuelas que nos enseñan muchísimas cosas que no se pueden
aprender en los libros”.

John Lubbock


domingo, 31 de mayo de 2015

Por Favor, compartirlo y darle la mayor difusión.

Solidario Camino de Santiago en Bici Tádem 2015 

 El desafío de 1300 kilómetros a una enfermedad maldita

 Aquella mañana después de haber recorrido mis 50 kilómetros de entrenamiento en bici pensaba con ilusión en el nuevo camino que acababa de descubrir para unir una de mis rutas míticas. Estaba sentado al filo del sofá quitándome mis botas- calas resumiendo la etapa, dejando volar mis recuerdos. Acababa de llegar cansado, después de haberme perdido entre olivares y secanos donde las culebras huían por mi presencia desapareciendo por los territorios cercanos a Santafé. De pronto escuché las palabras de un hombre. Su voz provenía de un programa de televisión. Su voz era potente y a la vez desquebrajada. Hablaba de su hija, de un viaje pasional. De una causa ejemplar, hablaba en definitiva de una enfermedad mortal. Ya no me acordaba de nada, sentado al filo del sofá no pude evitar emocionarme. No pude recomponer mi alma. La tenía rota. Un nudo en la garganta no me dejaba pensar, aún más recordando otros casos cercanos de compañeros y amigos que en primera persona han sufrido la trágica experiencia. Una experiencia que dejan marcadas sus vidas, todo viendo desaparecer sus seres más queridos. Que injusta la vida cuando ves a toda esta gente sufriendo por una enfermedad tan desconocida y terminal.

 Este hombre de mirada profunda y triste, corpulento como un titán se llama Jorge Abarca. A sus 42 años padece ELA, (Esclerosis Lateral Amiotófica), una enfermedad neuromuscular en la que las motoneuronas, un tipo de células nerviosas, que controlan el movimiento de la musculatura voluntaria, gradualmente disminuyen su funcionamiento y mueren, provocando debilidad y atrofia muscular. Para que nos entendamos es una enfermedad progresiva de pronóstico mortal, irreversible y fatal.

Consciente de esto, y debilitándose poco a poco, Jorge y su hermano Miguel Ángel están llevado a cabo un proyecto de concienciación, recaudando fondos para investigar y luchar contra esta enfermedad. Para esto, Jorge va a llevar a cabo un viaje en bici saliendo desde Granada para alcanzar Santiago, llevando además de su equipaje un mensaje de humildad. Es también la ilusión de acabar un viaje que no deja de ser una dura y sufrida aventura para un deportista normal, trata de echarle un pulso a su enfermedad.



 Cuando la entrevista terminó, me levante aún medio vestido del sofá dirigiéndome a mi esposa Pilar diciéndole que tenía la necesidad de ayudar a este titán. La filosofía de la montaña, la forma de vivir que tenemos siempre, ha sido de compañerismo y solidaridad, es lo que me ha enseñado la vida, es lo que hemos comulgado todos los que hacemos deporte, los que exploramos el mar, los que les sacamos a la vida momentos intensos que nos da cuando alcanzamos la meta, algunos momentos de felicidad. Mi conciencia y mi corazón a sí me lo dictan. Es esta mi razón y mi decisión.

 Llamamiento de Colaboración hacia la Investigación del ELA

 El ejemplo de tesón y lucha de Jorge nos hace reflexionar. El gobierno de nuestro país y más en un estado de crisis no deja lugar a dudas la falta de colaboración por parte de este. Las herramientas fundamentales para luchar contra esta enfermedad es la investigación, ya que la causa de la ELA de momento es desconocida. Sin embargo, cada vez es mayor el conocimiento que se tiene del funcionamiento del sistema nervioso y aumenta cada año, gracias al descubrimiento y utilización de estas herramientas, más sofisticadas en el ámbito de la biología molecular, ingeniería genética y bioquímica. Todo esto hace tener esperanzas a la hora de pensar en un próximo descubrimiento de su origen o causa. Por ahora, no existe ningún tratamiento curativo contra la ELA. Sin embargo, existen muchas investigaciones en curso repartidas por todo el Mundo que hacen presagiar que el remedio llegará pronto. Sí existen fármacos para combatir el conjunto de síntomas que acompañan a la enfermedad, como son los calambres, la espasticidad, las alteraciones en el sueño o los problemas de salivación. Son numerosas y muy eficaces las ayudas para cuando aparecen las alteraciones respiratorias o cuando surgen problemas relacionados con las secreciones. Los fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales y logopedas, son los profesionales encargados de asegurar la independencia funcional a través del ejercicio y la utilización de los equipos técnicos oportunos. Pero para todo esto se necesita dinero.

 A través de la ONG la Asociación Andaluza de Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA Andalucía). Podemos colaborar con esta causa. Recordemos la campaña viral en las que miles de personas se echaban un cubo de agua helada a la cabeza, en la que paralelamente se donaban fondos para la lucha de esta enfermedad.

En esta ocasión esta asociación ha puesto a disposición un número de cuenta para recaudar fondos, dando también la oportunidad de poder comprar algunos de los 1300 kilómetros que se van a recorrer en esta aventura. La primera iniciativa de mi esposa Pilar es de comprar los primeros kilómetros a través de mi familia. Por mi parte he realizado el Camino de Santiago en varias ocasiones, la última vez en el año 2013 en bici desde Granada, precisamente el mismo viaje que van a emprender estos dos deportistas, por lo que estoy seguro que podré darle toda la información oportuna.

 Por otro lado hago un llamamiento de colaboración a todos as personas para que puedan comprar kilómetros o ingresar los donativos a través de la Asociación ELA Andalucía: http://www.elaandalucia.es/ 

Teléfonos: 954 34 34 47 - 628 09 92 56 ó

WhatsApp|ela.andalucia@gmail.com 

Muchas Gracias por vuestra colaboración y Atención.



 Editor del Rincón del Viajero José Antonio Martín Framit (Kiki)

Más información: granembolao@gmail.com

martes, 28 de abril de 2015

El Cerro del Sol 

 21 de Marzo de 2015


Hoy queremos presentar una ruta que transita en su totalidad por un entorno tan histórico como mágico, situado en la atalaya donde el rey moro Muley – Hacen inició la construcción de una de las maravillas del mundo. Es por si misma la Alhambra, la que junto al Generalife,corona la Sabika el monte aledaño al Cerro del Sol, y donde se puede contemplar los atardeceres más espectaculares de esta parte de los territorios de Al – Ándalus. Un monte de arcilla roja que despertó el interés de todas las culturas asentadas en la ciudad de Granada. Es también por excelencia uno de los miradores más extraordinarios que sirve de ventana a las altas cumbres de Sierra Nevada.

 

 Para descargar esta ruta: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=9487606






Distancia recorrida: 14, 68 Km.
Altitud: mínima, 684 metros, max: 1030 metros
Desnivel acum. Subiendo: 611 metros, bajando: 611 metros
Grado de dificultad: Fácil
Tiempo: 4 horas aprox. con paradas incluidas.
Fecha: 21 de Marzo de 2015.
Finaliza en el punto de partida: Sí, Circular
Coordenadas: 835
Recomendaciones: Llevar agua potable, vestimenta y calzado apropiado. Consultar el parte meteorológico antes de iniciar la actividad. Las actividades en montaña en invierno pueden ocasionar riesgos. Extremar todas las precauciones para practicarlas con seguridad.

 Vídeo editado por Del Monte a la Mar


Comenzamos esta ruta en Plaza Nueva, corazón del casco antiguo de la ciudad de Granada.


De esta plaza parte la calle Gomerez. Debemos tomarla para subir por ella por los exteriores de la Alhambra.


Entre jardines siempre en ascenso, iremos pegados al Monumento sin tomar ninguna bifurcación, siempre hacia arriba hasta pasar la entrada al Generalife.


Al pasar el monumento entraremos en la zona de aparcamientos. Aquí debemos ir hacia la izquierda para subir por unas escaleras de cemento que nos irá llevando hacia la zona boscosa.


Pronto veremos una pista de tierra que rodea las oficinas administrativas del monumento y que se dirige a Los Baños de Las Damas. De esta pista parte una vereda que asciende y atraviesa la media ladera del monte.


Pronto alcanzamos otras veredas que va atravesando el pinar y que nos llevaran a la pista central proveniente del Cementerio de San José y que se dirige al Mirador Silla del Moro.


Este Mirador es un sitio estratégico construida por los nazaríes que servía de vigilancia y guardaba la Acequia Real, que surte de agua la Alambra. De esta forma impedían que nadie contaminara estas conducciones de agua. Desde aquí se observan unas extraordinarias vistas de la Alhambra y la ciudad de Granada.


Dejamos a tras el mirador continuando por la pista obviando el primer cruce que nos encontramos a la izquierda, ya que este camino es el que se dirige a la Acequia Real. Continuamos por la pista de tierra más evidente.


Al poco encontraremos un camino a la izquierda que pronto se divide en dos. Debemos seguir de frente en constante ascenso hasta subir toda la loma. Más tarde, un camino a la derecha nos llevará al yacimiento arqueológico del desaparecido palacio"Dar al-Arusa”.


A continuación siguiendo este camino alcanzamos una zona más abierta donde encontramos una zona recreativa donde existe un antiguo aljibe conocido como el Aljibe de la Lluvia. 

 El Agua en el Cerro del Sol 

 La Sabika fue la colina elegida por los musulmanes para construir la fortaleza roja y sobre ésta configuraron unos territorios naturales y extraordinarios por su belleza. Se tratan de la Dehesa del Generalife, el Llano de la Perdiz, y, por último, la zona más elevada , el Cerro del Sol un sitio donde se puede apreciar las altas cumbres nevadas que los romanos denominaron Solarius, para conocerse como Sulayr más tarde por los árabes. Fue en la más alta cumbre de este territorio donde nace la leyenda, siendo el lugar elegido para ser la tumba de Muley-Hacen (Abu al-Hasan), padre de Boabdil, el último rey nazarí.

Ellos fueron los creadores de la red de acequias, aljibes y albercas que surtieron de agua proveniente del Río Darro esta colina. A consecuencia de esta magnífica obra de ingeniería se ha podido crear un ecosistema mediterráneo, donde crecen encinas, coscojas, quejigos y matorral, mezclado con espartos, aulagas y romeros.
Multitud de especies vegetales crecen sobre un suelo arcilloso de tierras rojas, conocido en geología como “conglomerado Alhambra”. Fue en esta época de esplendor donde se construyeron numerosos alcázares y palacios con extraordinarios jardines irrigados por esta infraestructura como el Generalife, el palacio de los Alixares o el de "Dar al-Arusa", que traducido viene a decir "Casa de la Esposa".
Muchos de estos elementos en la actualidad se encuentran en ruinas, pero muchas de las obras hidráulicas que llevaban el agua a sus fuentes están todavía en pie, como es el caso de los Baños de las damas, o del Aljibe de la Lluvia,
que según los estudios realizados surtía el Palacio de al – Arusa, recogiendo las aguas de lluvia y de escorrentía superficial en una cisterna que actualmente se puede observar prácticamente enterrada. Este elemento hídrico fue construido en argamasa y ladrillo, de planta cuadrada, conservándose en la actualidad en muy buenas condiciones al igual que la alberca construida posteriormente para conectar con el aljibe.

En el interior del aljibe se encuentra un espacio cubierto por una bóveda baída que descansa sobre cuatro pilares con forma de cruz. Estos pilares definen la división interna del aljibe en nueve espacios, la nave central y otras ocho naves, cuatro de las cuales están cubiertas por una bóveda de rincón de claustro y las cuatro restantes con una bóveda de medio cañón.
Lo que se aprecia a simple vista es parte de la bóveda del aljibe y del muro exterior y su puerta de acceso, desde la cual se bajaba por medio de una escalinata al interior. Sin embargo, la abertura por la que se recogía el agua de lluvia (situada sobre la bóveda del espacio central) y los canales de recogida de las aguas de escorrentía, están enterrados.



Cruzamos la pista y tomamos el sendero que se encuentra a espaldas del aljibe y que sube recortando la pista, alcanzando una torreta eléctrica. Desde aquí parten dos caminos, un cortafuegos que asciende con un gran desnivel y otro que paralelo a la pista transcurre a media ladera entre el pinar. Tomamos este último que nos llevará a la parte más elevada del Cerro del Sol.


En la altiplanicie encontramos una zona abierta y despoblada de árboles donde se sitúa un enorme reloj de sol construido en piedra. Es aquí punto de reunión de multitud de visitantes.


En el llano tomamos dirección este cruzando todo el altiplano hasta encontrar el Área Recreativa. Pasamos de largo la zona de barbacoa para tomar un ancho camino siguiendo la dirección este.


Seguimos por este camino más evidente hasta encontrar dos pilares de piedra sin cancela que antiguamente servía de entrada a la Dehesa. Continuamos por aquí en constante descenso hasta encontrarnos con un cruce de caminos. Aquí se encuentra el Canal de Los Franceses y el camino de Santiago Mozárabe proveniente de Dudar. Es aquí donde también termina la Vereda del Barranco del Abogado.


En el cruce se abre el paisaje. A la izquierda el camino continúa hasta el Cortijo Jesús del Valle. Al centro el camino conduce en descenso hacia el pueblo de Dudar ampliando la ruta muchos kilómetros más. Por último nosotros tomaremos la pista que tenemos a la derecha y que nos conducirá a los alrededores de Cenes de la Vega.


Sin descender para nada alcanzamos la Urbanización Cerro del Sol en la parte más elevada de Cenes. Tras pasar los últimos chalet tomamos un estrecho camino pedregoso que baja hacia el barranco que alcanza de nuevo el Canal de los Franceses.


Encontramos un nuevo cruce de caminos. El de la izquierda más estrecho y vertiginoso se encuentra muy accidentado y conduce hasta el Barrio de la Lancha de Cenes. Nosotros tomaremos el de la derecha que asciende de nuevo al Parque Periurbano.


Continuamos por este camino. Una vereda ascendente recortará camino, A nuestras espaldas veremos el valle del Genil con el Monte del Serrallo.


Tras el recorte nos situamos en el camino conocido Como el Camino de los Franceses que nos permitirá transitar a media ladera por la colina.


Tras pasar el Barranco del Olivar y el Barranco Bermejo el camino se convierte en pista adentrándose por el pinar.


Pronto conectamos con otro camino proveniente del altiplano y que nos lleva en descenso a la Pista central del Parque Periurbano.


Pasamos dos cadenas que existen entre la pista para tomar un camino pedregoso en continuo descenso que nos llevará al principio de la Vereda del Barranco del Abogado que se inicia junto al cementerio de San José.


Desde aquí bajaremos a los aparcamientos de la Alhambra para regresar a plaza nueva por el mismo camino donde iniciamos la ruta.

Como LLegar

Cualquier autobús, desde cualquier punto de Granada llega al centro de la ciudad. Plaza Nueva está situada junto al Río Darro en el Casco Antiguo de la Ciudad.

Más información: granembolao@gmail.com

sábado, 18 de abril de 2015

La Dehesa del Generalife 

 14 de Marzo de 2015


La ruta que presentamos hoy es de las más desconocidas por los senderistas granadinos por estar trazada en un entorno casi inaccesible. Dejada de la mano de cualquier actuación de mantenimiento o preservación de nuestro patrimonio cultural e histórico. Se trata de una zona cubierta de vegetación de ribera donde abundan las zarzas. Es un lugar a la vez recóndito donde una vereda va dando acceso a varios asentamientos de personas que se alojan en las antiguas cuevas existentes en el lugar; lejos de miradas curiosas evitando ser molestados. Solo unos pocos senderistas transitan la zona, tan espectacular como bella. Cuando se termina el sendero, un entresijo de veredas asciende el Cerro del Sol, alcanzando la Acequia Real que surte la Alhambra y el Generalife. A cotas más altas se alcanzarán otros senderos que llevan al Mirador de la Silla del Moro y el Llano de la Perdiz.

 

 Para descargar esta ruta: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=9332554

 Actividad; Senderismo





Distancia recorrida: 7,12 Km.
Altitud: mínima, 678 metros, max: 879 metros
Desnivel acum. Subiendo: .663 metros, bajando: 663 metros
Grado de dificultad: difícil
Tiempo: 2 horas 39 minutos aprox. con paradas incluidas.
Fecha: 14 de Marzo de 2015.
Finaliza en el punto de partida: Sí, Circular
Coordenadas: 598
Recomendaciones: Llevar agua potable, vestimenta y calzado apropiado. Consultar el parte meteorológico antes de iniciar la actividad. Durante y después de esta actividad en caso de lluvia no realizarla. Existen riesgo de resbalones y caídas peligrosas.


   

 Vídeo editado por el Rincón del Viajero


Comenzamos la ruta en la bulliciosa Plaza Nueva, lugar donde también finalizaremos nuestra andadura.


Nos dirigimos a la izquierda hacia el río Darro para remontar su cauce por la Calle Carrera del Darro y alcanzar el Paseo de los Tristes.


Alcanzamos la Calle Chirimías, también conocida como Paseo de los Tristes. Estamos en un lugar muy emblemático e histórico de la ciudad, donde lo más destacable son las espectaculares imágenes que ofrece el Monte de la Sabika presidida por la Alhambra. Al fondo, encontraremos la entrada al Sacromonte y el Albaicín por la Cuesta del Chapíz y la entrada al la Alhambra y el Generalife por la Cuesta de los Chinos.


Junto al puente que cruza el río encontramos un cartel que nos indica el camino que vamos a seguir.


Cruzamos el puente para dirigirnos a la izquierda por un camino asfaltado junto al Restaurante Carmen de los Chapiteles.


Es aquí donde tomamos el Camino del Avellano para meternos de lleno por la dehesa. Por aquí caminaremos flanqueados por un denso bosque de encinas, donde también encontraremos monolitos con poemas de varios poetas.


Llegamos a la conocida y popular Fuente del Avellano, lugar de inspiración de artistas y poetas, donde los granadinos se acercan a beber su fresca agua después de un agradable paseo.


En la parte izquierda de la fuente, el camino se convierte en sendero atravesando un frondoso bosque de ribera, metiéndonos de lleno en la umbría de la Dehesa del Generalife.


 La Dehesa y las Fuentes del Avellano 

 El Parque Periurbano Dehesa del Generalife, es una zona boscosa de 458 hectáreas donde se sitúa la Alhambra y el Generalife. Desde esta colina se abren unas extraordinarias vistas de Sierra Nevada y el Sacromonte, y el cauce del río Darro, el cual sirve de linde entre los terrenos de la Dehesa del Generalife, el monte GR – 1023, Lancha de Cenes, montes Jesús del Valle y otras fincas particulares. Aquí existe un ecosistema que alberga numerosas especies de fauna, desarrollándose también diversas formaciones vegetales, destacando las encinas, los pinos de repoblación, quejigos y sauces, formando un espacio natural único, pues está muy cerca de la ciudad de Granada y el barrio del Sacromente.



Entre las especies vegetales predominantes, también podemos encontrar borrajas, jaras, romeros, madreselvas y lentiscos; un soto bosque que sirve de hábitat para algunos mamíferos como el ratón de campo, el erizo común, la jineta, la comadreja, el topillo común, el jabalí, el conejo y el zorro. Además de 5 especies de murciélagos amenazadas.
Existen varias especies de anfibios y reptiles: la rana común el sapo común, el sapo corredor, el sapillo pintojo ibérico, el eslizón ibérico, la culebra lisa, la culebra de escalera, la lagartija ibérica, la lagartija colilarga y el lagarto ocelado. Aquí también se pueden encontrar las siguientes aves: la perdiz roja, la bisbita común, el vencejo común, el búho chico, el mochuelo, el búho real, el jilguero, el verderón, el lúgano, el agateador común, palomas,

Unido a este espacio natural cobra especial relevancia las zonas de interés arqueológico como el Cerro del Sol, el Aljibe de la Lluvia, las ruinas del palacio de Dar al-Arusa, el Albercón del Negro y la Silla del Moro; una construcción de vigilancia que también servía para proteger el Generalife y las huertas en un sector tan importante para la distribución del agua de la Acequia Real a toda la Alhambra.
Esta acequia, junto con otras, construidas en época nazarí, servían para conducir el agua del río Darro hasta las huertas, jardines y palacios nazaríes, surcando el Monte de la Sabika. Son conducciones hidráulicas que desde hace siete siglos condicionan el paisaje y el ecosistema de las laderas. Fueron los ingenieros árabes quienes conocían las técnicas utilizadas Por los pobladores romanos de Iliberis, quienes las utilizaban para Llevar agua hasta las minas de oro de Cenes. Estas canalizaciones se convirtieron años después en “Al Saqilla al-Sultan’, la acequia del sultán, que sería conocida como la Acequia Real de la Alhambra, una obra hidráulica con 700 años de vida, que ha condicionado el paisaje y la biodiversidad de gran parte del Cerro del Sol y las riberas del Darro a su paso por el valle de Valparaíso.

La construcción de estas acequias y el paso de los siglos, han propiciado la aparición de manantiales que discurren por el interior de los suelos arcillosos del Cerro del sol. Así encontramos tres humildes fuentes conocidas como Las Fuentes del Avellano, (la del Avellano, la de la Salud y la de la Agrilla), las cuales se usaban desde hace más de cinco siglos, desde que pequeños regueros de agua comenzaran a aparecer poco después de construirse la Acequia Real. Creyendo que tenían propiedades curativas y mágicas.

El manantial de La Salud y La Agrilla, separados uno de otro medio centenar de metros, fueron convertidos en fuentes durante el siglo XIX para que sus aguas fueran vendidas por los aguadores de la época por las calles de Granada. Según recoge la obra “Manantiales de Granada” de Antonio Castillo, geólogo del CSIC. El cual menciona en agosto de 1879 el agua manaba a 15, 2 grados centígrados, “siendo para Granada el agua que todos querían beber”. También hace hincapié este investigador, que estas fuentes eran objeto de tradiciones y leyendas:

La Agrilla, también conocida como “la fuente de las lágrimas”, la frecuentaba Aixa, la madre de Boabdíl. Cuenta la leyenda, que la felicidad del amor entre la sultana y Muley – Hacén, hacía que el agua de esta fuente fuera dulce, pero cuando el rey nazarí se enamoró de la cautiva Zoraya, (Inés de Solís), el agua se volvió agria por que recogía las lágrimas de Aixa.




Conforme vamos avanzando por el sendero encontraremos algunas fuentes con un desagradable aspecto de dejadez. Se tratan de antiguas surgencias provenientes de la Acequia Real. También encontraremos antiguas cuevas ocupadas por jóvenes; la mayoría de ellos de otros países, que han encontrado aquí una forma de vida distinta a la habitual.


Poco a poco el sendero asciende a cotas un poco más altas dejando ver unas magníficas vistas del Sacromonte y su abadía.


Llegamos a un punto en el que el camino se divide en dos. El de la cota más baja se pierde entre un prado y tierra de labor a la orilla del río. Un desprendimiento tapona parte de la cuenca del río evitando poder continuar.


Por el contrario otro camino asciende hasta cruzarse con otros senderos que llegan a alcanzar la Acequia Real. Un entresijo de veredas ascienden hasta el Llano de la Perdiz o el Mirador de la Silla del Moro, ambos enclaves situados en partes opuestas del Cerro del Sol.


Nosotros optamos por alcanzar la cota de la acequia, altura que nos permitirá tener unas extraordinarias vistas de la dehesa, el Sacromonte y el Albaicín. Continuamos hacia el oeste a la misma cota sin perder la altura por donde transcurre el sendero.


Pronto encontraremos una toma de acequia en una zona más abierta. Es aquí donde el sendero sube un poco para unirse a la Pista proveniente del Llano de la Perdiz y que nos llevan pronto al Mirador de la Silla del Moro.


El Mirador de la Silla del Moro es una construcción musulmana donde se pueden aprecias unas extensas y extraordinarias vistas de la Alhambra y la ciudad de Granada. Antiguamente era un estratégico lugar de vigilancia, no solo del horizonte, si no también de la custodia de la Acequia Real, no permitiendo que nadie contaminara su agua.


Continuamos bajando hasta alcanzar la zona de aparcamiento del Cementerio de San José y la Alhambra. Continuamos a la derecha hasta alcanzar una de las entradas al monumento. A partir de aquí continuaremos bajando por los jardines exteriores de la Alhambra hasta alcanzar la Puerta de Gomerez, una de las salidas a la ciudad.


Tras pasar el Arco solo queda bajar la calle Cuesta Gomerez hasta llegar a Plaza Nueva, lugar donde iniciamos esta extraordinaria ruta circular. 


 Cómo Llegar 

 Desde Plaza Nueva, en pleno casco antiguo de Granada tomar la Carrera del Darro hasta el final, donde termina el Paseo de los Tristes. Se cruza el cauce del Río Darro por el puente y se alcanza el Paseo del Avellano para iniciar esta ruta.
 Más información: granembolao@gmail.com